Header

Blog Centia

Salud Bucodental

InicioNoticias y ActualidadSalud Bucodental¿Cómo puedo seguir con la lactancia si ya aparecieron los primeros dientes?

¿Cómo puedo seguir con la lactancia si ya aparecieron los primeros dientes?

¿Cómo puedo seguir con la lactancia si ya aparecieron los primeros dientes?

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia hasta los 2 años y por lo mismo, resulta fundamental para evitar un destete prematuro, revisar cuando aparecen los primeros dientes.

Asesoría: , María Elena Bascur C. 
Psicóloga Infantil y consejera en lactancia materna

 

 

 

 

Muchas veces la aparición de dientes en nuestros peques nos hace replantearnos acerca de cómo lograr una lactancia prolongada debido al dolor que puede ocasionar una mordedura. La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia hasta los 2 años y por lo mismo, resulta fundamental para evitar un destete prematuro, revisar cuando aparecen los primeros dientes.

La edad promedio de aparición de los dientes en los peques es a los 6 meses, aunque ésto es muy variable. Los primeros dientes suelen ir acompañados de bastante salivación. Debido a que las encías se hinchan, los bebés buscarán un alivio al dolor de éstas, metiéndose todo en la boca. Ante la búsqueda de alivio del dolor y su imposibilidad de distinguir entre los objetos materiales externos y el pezón de su mamá, éstos muchas veces muerden este último.

Partiendo de la base de que todas los bebés aprenderán a no morder si uno les enseña, existen ciertos casos en que esta tendencia a morder a su madre resulta más difícil de eliminar.

A fin de prevenir las mordeduras te entregamos algunos:

  • A veces estas mordeduras son el modo en que los bebés buscan nuestra atención. Muchas veces, tendemos a hacer en paralelo otras actividades mientras amamantamos. Durante el amamantamiento debemos tratar de mantener contacto visual con nuestros hijos, hablarles y tocarlos. A través de estos gestos, la bebé reconocerá que la atención está puesta sobre él y habrán menos posibilidades de que nos muerda.
  • Es fundamental estar atenta durante el amamantamiento, pues los niños emiten señales durante este acto, a partir de las cuales podemos obtener información relevante e inferir cuando nos vayan a morder. Muchas veces ellos muerden cuando están terminando de comer y aunque estas señales varían, lo que se puede observar generalmente es que tensionan la mandíbula de manera previa a la mordida.
  • Revisar que este bien agarrado del pecho, esto asegurará que no pueda morder. El pezón debiese estar correctamente posicionado atrás en el paladar, y los labios bien revertidos. Debido a que muchas veces durante el acto de amamantamiento los niños entran en un estado de somnolencia, ésto hace que el pezón se aleje del paladar y termine en la parte anterior de la boca. Producto de este desplazamiento, podría morder de manera instintiva, debido a la percepción de que se le estaría saliendo de la boca el pezón.
  • El acto de amamantar ha de ser voluntario, jamás lo fuerces.
  • Durante el amamantamiento busca minimizar las distracciones ambientales, tomando acciones como bajar las luces, apagar la televisión, escuchar música suave o en general, toma otro tipo de medida tendiente a eliminar las distracciones.
  • Tenemos que tratar de mantener nuestra producción de leche activa y ver que no haya conductos tapados. Muchas veces las mordidas de los peques surgen a modo de reclamo por la falta de leche.
  • Nuestra reacción como madres a las mordeduras en general implica alejar de manera instintiva del pecho al bebé y esta conducta producirà el llanto, bastando en algunas oportunidades para prevenir una repetición de las mordeduras en el futuro. Es importante aqui acogerlos cuando lloran.

 En caso de que tu pequeño te muerda:

  • Nuestros hijos pueden aprender a amamantar sin morder. Lo más importante es que ante la primera mordida detén el amamantamiento.
  • Lo instintivo ante la mordedura es alejar al bebé del pecho. La conducta anterior muchas veces resulta ser la más dolorosa, ya que el pezón está siendo apretado y quizás pueda causar más dolor alejar al niño. Contrariamente a nuestra reacción instintiva, lo ideal es acercarlo más al pecho y buscar que este abra más su boca a fin de facilitar la respiración. Si no abre la boca otra forma menos dolorosa de alejarlo es introducir nuestro dedo entre medio de las encías para que abra su boca.
  • En caso de que no cesen las mordeduras, es posible hablarle en tono de voz firme a nuestro hijo diciéndole “No, eso le duele a la mamá” a la vez que se aleja a éste del pecho. No estará contento con esto, pero aprenderá que no puede volver a hacerlo. Vuelvo a repetir que es importante contenerlos a la vez, ya que no es positivo que lloren.
  • Lo importante es que podamos amamantar el mayor tiempo posible y que la aparición de dientes no sea un obstáculo para estoLa leche materna es el mejor alimento para nuestros hijos y debemos hacer todo lo posible para poder entregárselos el mayor tiempo posible. Aparte de alimentar a nuestros hijos los protege de enfermedades y estrecha el vínculo con su madre.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de la navegación de los usuarios. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.